¿ Qué es y cómo se desarrolla Médicos sin Fronteras?



Médicos Sin Fronteras es una organización privada no gubernamental (ONG), sin fines lucrativos y con una vocación internacional. Esta asociación reúne en su mayoría a profesionales de la salud, aunque está abierta a otros profesionales útiles en su misión. Fue creada en Francia en el año 1971 por un grupo de médicos que participó en los equipos de ayuda del Comité Internacional de la Cruz Roja en la guerra de Biafra (6 de julio de 1967 a 13 de enero de1970). Debido a esta experiencia se decidió crear una organización independiente, una ONG que acudiera en ayuda de las poblaciones víctimas de situaciones de violencia y de catástrofes. Actualmente, MSF está compuesta por 6 secciones internacionales independientes entre sí, con sede en 6 capitales europeas: Bélgica, Francia, Holanda, Luxemburgo, Suiza y España. Desde su creación, MSF ha participado en 40 programas con 250 profesionales. Médicos Sin Fronteras tiene actualmente unos treinta programas de ayuda en América Latina, África y Comunidad de Estados Independientes (CEI). El principal objetivo de esta ONG es la ayuda sanitaria a aquellos pueblos más necesitados del Tercer Mundo. Su campo de acción se desarrolla en situaciones de catástrofe (terremotos, éxodos, guerras, etc.) o en países en desarrollo que carecen de los recursos económicos o humanos para cubrir las necesidades más básicas de su población. Otro gran objetivo de la organización es sensibilizar a la población de los países desarrollados sobre la situación y los problemas de los países del "Tercer Mundo".

Por un lado, el área de recursos humanos de MSF es un departamento muy importante, ya que se encarga de clasificar y elegir a los futuros médicos o personas especializas en otras ramas. Además, es el valor esencial de esta organización, la cual se clasifica diferentes asociaciones. En primer lugar, el personal permanente es una asociación que se encarga del trabajo completo en la sede principal de dicho proyecto, el cual está constituido por cincuenta personas dividido en cuatro grupos: comunicación, finanzas, operaciones y recursos humanos. En segundo lugar, se encuentra el personal voluntario que asegura el buen desarrollo de cualquier proyecto planteado desde el punto de vista médico, el cual está formado por médicos, enfermeros, técnicos sanitarios, entre otros. Por último, se hallan los socios. Estas personas se comprometen a contribuir económicamente con los programas de ayuda.

exodo.jpgPor otro lado, en el aspecto financiero la MSF se divide en dos fuentes. Primero, los fondos privados, que implica los donativos de los ciudadanos, empresas y socios, administrado por Médicos sin Fronteras en su totalidad y cubre un 40% de del presupuesto total de dicha organización. Segundo, los fondos institucionales, que procede de las Naciones Unidas, la Comunidad Europea, Gobiernos Autónomos y de la Secretaría de Estado para la Cooperación e Iberoamérica y cubre el 60% restante del presupuesto total. Toda esta ayuda financiera en general es distribuida en un 86% a las acciones de ayuda, un 11% para las gestiones de la asociación y un 3% se invierte en comunicación y captación de socios.




En el año 2006, MSF luchó contra el VIH/SIDA en una prisión superpoblada ubicada en San Juan de Lurigancho y considerada una de las más congestionadas en América Latina. Tras cinco años de trabajo en dicha cárcel, donde contraer el VIH es de cinco a siete veces mayor que en las calles de Lima, MSF publica un libro titulado “Lecciones Aprendidas” (una experiencia de trabajo multidisciplinar con ITS y el VIH/SIDA en la cárcel), en el cual explica que ha sido una
Presos560_tcm3-5499.jpg
experiencia única y un nuevo reto en la prevención de dicha enfermedad. Dicho proyecto ha permitido al equipo mejorar la calidad de la atención médica y el tratamiento dispensado a las personas afectadas por el VIH/SIDA, así como también formar a profesionales de otras disciplinas (como psicólogos, trabajadores sociales y educadores). Por otro lado, este enfoque ha permitido apoyar a los grupos más vulnerables y, de forma general, mostrar que es posible ofrecer tratamiento adecuado a las personas con ITS. A su vez, prestar asistencia médica integral a personas afectadas con el VIH/SIDA en contextos tan complejos como las cárceles. Actualmente, el nivel de atención sanitaria y de seguimiento para las personas con este tipo de mal es todavía insuficiente. En octubre del 2005, MSF trataba a 97 personas seropositivas en la cárcel Lurigancho. Sin embargo, se trata de una población variable debido al gran volumen de admisiones y salidas del programa. Hoy, 17 residentes han empezado el tratamiento antirretroviral. Es necesario incrementar el número de pacientes y mejorar la calidad de la atención al VIH/SIDA que dispensa el centro de salud de la cárcel.

20070417klpgeogra_129.Ies.SCO.jpgEn conclusión, la situación de millones de personas no es justa, está llena de sufrimiento y muerte, y como se demostró mediante el texto, MSF realiza buenas hazañas sin ningún tipo de ganancia personal. Esto no quiere decir que no necesiten ayuda, ya que muchas veces no pueden concluir con una misión por falta de recursos. Por eso, es importante ayudar en todo lo posible a esta ONG (donativos privados o institucionales). Por otro lado, este proyecto necesita profesionales en salud (como médicos, enfermeras, fisioterapeutas, etc)y mediante la página web se puede inscribir. Ser humanitario te vuelve mejor persona, está presente siempre en uno y puede revelarse en cualquier momento para algún tipo de ayuda. El buscar el bienestar humano no es algo nuevo, ya que a lo largo de la historia se desarrolló y se institucionalizó en diferentes organizaciones tanto nacionales como internacionales. La Cruz Roja y Médicos sin Fronteras son solo algunas de las organizaciones que tienen como objetivo apoyar a todos los que sufren, que no tienen los medios para sobrevivir o llevar una vida digna. Por tal motivo, es importante actuar al informar, actuar al decidir que ya no hacer nada no es una opción.

Bibliografía: